martes, 20 de junio de 2017

Presupuesto para las mujeres

La Red de Mujeres del Sur en su segunda fase pretende fortalecerse y posicionarse como referente del movimiento de mujeres del sur de Paraguay, con mujeres diversas y con capacidad de incidencia en sus territorios en políticas públicas.

Para esta etapa se pretende la implementación de la  Agenda por los derechos de las Mujeres enmarcada en los ODS, en particular el objetivo 5 dedicado a lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas, con énfasis en las metas de 1) velar por la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo.. y 2) aprobar y fortalecer políticas acertadas y leyes aplicables para promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas.

El proyecto se orienta al fortalecimiento organizativo de la Red, con capacitación para potenciar los liderazgos de las mujeres de las bases comunitarias, con la concreción de alianzas de mujeres de diferentes sectores y partidos en sus territorios, que permitan consensuar estrategias  para la implementación de la Agenda y  consolidar la acción colectiva de las mujeres de un espectro geográfico determinado para la conformación de los territorios de género.

Estos territorios tendrán como objetivo articular a las diversas actoras, que unidas desde la diversidad, incidirán para el logro de una mayor  igualdad de oportunidades y el empoderamiento de las mujeres de la Red y de sus comunidades. 

Por otra parte, la propuesta apunta a incidir para que los gobiernos en el nivel local y departamental, definan presupuestos para la implementación de las acciones de la Agenda. Para ello se  capacitará a funcionarios/as de hacienda de las municipalidades, concejalas de las Juntas, secretarias de la mujer para que puedan reunir las competencias necesarias en la elaboración de presupuesto con  perspectiva de género.  Con ello se logrará concretar varias de las acciones estipuladas en la agenda, que tengan directo impacto en la vida de las mujeres de los territorios y encamine a mejorar su participación en la vida comunitaria.

El proceso de capacitación en presupuestos municipales sensibles al género se realizará tres veces, dos días cada uno para 54 personas, entre ellos funcionarios del área de Hacienda o Presupuesto, Secretarias de la Mujer, y concejalas de 16 Municipalidades de Itapúa, Misiones y Ñeembucú. El primero se realizará este jueves 22 y viernes 23 de junio en Encarnación. Próximamente en julio y agosto

Los talleres tendrán un abordaje teórico práctico buscando articular conceptos elementales en materia de presupuestos con enfoque de género (PEG), con el uso de herramientas concretas que les permitan realizar un adecuado análisis de género de los presupuestos existentes, así como planificar políticas, programas y acciones para la igualdad de género en el marco del diseño presupuestario de su institución. Estas herramientas estarán adecuadas al marco normativo establecido en la Ley Orgánica Municipal vigente.

El enfoque metodológico estará basado en la experiencia de la economista feminista australiana Ronda Sharp, que parte de la clasificación del gasto de cada departamento en tres categorías. 1. Gastos específicamente enfocados a las mujeres. 2. Iniciativas a favor de la igualdad de oportunidades dentro del sector público. 3. El resto del gasto público.

Se trabajarán los contenidos en 3 etapas, de dos talleres cada una. Cada taller se estima de unas 4 hs. de duración.

Etapa 1: Los Gobiernos locales como ámbito de políticas públicas con enfoque de género.

Taller 1: Nivelación conceptual. ¿A que llamamos presupuesto con enfoque de género?, ¿Cuáles son los principales objetivos de un PEG?, ¿Cuáles son las competencias municipales en relación a Políticas de género según la LOM?, ¿Cuál es el rol de las secretarías de género, la junta municipal y direcciones de hacienda o finanzas de los Municipios y Gobernaciones en el diseño presupuestario con enfoque de género?, ¿Cuál es el ciclo del presupuesto? Mecanismos de articulación entre organizaciones ciudadanas y autoridades municipales o departamentales.

Taller 2: Análisis de género de presupuestos existentes.

Se trabajará en grupos en base al esquema metodológico de R. Sharp identificando y analizando los gastos específicamente enfocados a las mujeres, las iniciativas a favor de la igualdad de oportunidades dentro del sector público, el resto del gasto público. Se vinculará el análisis del presupuesto con lo establecido en los Planes de Desarrollo Sustentable Municipal.

Etapa 2: El proceso de elaboración de un presupuesto con enfoque de género.

Taller 1: Identificar las brechas de género en los territorios.

Como se realiza un diagnóstico de género para determinar las necesidades de las mujeres y niñas que no están siendo abordadas por el gobierno local. Trabajo en grupos para identificar brechas, asimetrías y necesidades puntuales a nivel comunitario y a nivel institucional.

Como estas necesidades se pueden transformar en objetivos y prioridades de las políticas públicas con enfoque de género y su factibilidad para ser incorporadas al presupuesto.

Taller 2: Como elaborar propuestas para el presupuesto municipal o departamental.

Estructura presupuestaria, clasificadores presupuestarios, tipo de gastos, recursos con los que se puede contar. El caso especial de FONACIDE. Relación entre los programas, proyectos, acciones y la estructura presupuestaria. Trabajos prácticos en grupos, elaboración de una política institucional o un proyecto piloto y como se incorporaría al presupuesto municipal/departamental.

Etapa 3: Auditorías de género.

Taller 1: Conceptos básicos de la auditoria de género.

Auditorías participativas de género como una herramienta de apoyo los gobiernos locales en la búsqueda de institucionalizar la equidad, identificando las debilidades y las buenas prácticas. Permite evaluar el proceso de transversalización del enfoque de género en la implementación del presupuesto visibilizando los resultados del presupuesto con enfoque de género. Áreas de análisis, etapas de una auditoría de género. Instrumentos metodológicos y actividades de una auditoría de género.

Taller 2: Diseñando una auditoría de género.

viernes, 16 de junio de 2017

Patriarcado: Heridas y secuelas en la vida de las mujeres

Mujeres reales, cuerpos reales y vivencias reales tejen a la Red de Mujeres del Sur de Itapúa, Misiones y Ñeembucú. La realidad supera a la ficción, y el Patriarcado en la vida de las mujeres es una realidad que duele.

“Se entiende por patriarcado en su sentido más sencillo el gobierno de los padres. Se trata de la manifestación y la institucionalización del dominio masculino, sobre las mujeres y sociedad en general. Se caracteriza por la autoridad, impuesta desde instituciones, de los hombres sobre las mujeres y sus hijos en la unidad familiar. En este tipo de sociedades existe una desvalorización de la mujer, que es relegada a un segundo plano. El patriarcado es un sistema complejo que se sostiene sobre los pilares de opresiones...”

“La manifestación y la institucionalización del dominio masculino sobre las mujeres y los niños de la familia y la ampliación de ese dominio masculino sobre las mujeres a la sociedad en general. Ello implica que los varones tienen el poder en todas las instituciones importante de la sociedad y que se priva a las mujeres de acceder a él”. Gerda Lerner. Citada por Alda Facio en: Feminismo, Género y Patriarcado.

Actualmente se realiza jornadas de formaciones a mujeres de la red, hace poco concluyeron los talleres de Formación a Formadoras en Itapúa y Misiones, estos talleres tienen como objetivo concienciar a las mujeres desde el enfoque de género, en temas que forman parte de la agenda por los derechos de las mujeres como perspectiva de género, sistema sexo – género, estereotipos, roles y patriarcado, democracia y ciudadanía de las mujeres, la participación política de las mujeres y concepto de desarrollo. Las mujeres que se han formado en estos talleres “matrices” se convierten ahora en multiplicadoras pares en sus distritos, para próximamente conformar los “Territorios de Género” de la Red de Mujeres del Sur.
Una técnica utilizada por, Isolina Centeno, educadora y responsable de los talleres matrices ha sido el dibujo de una muñeca. Esta técnica pretendía que cada mujer dibuje en un papel sulfito una muñeca, y alrededor de ella escribir algunas de las experiencias más negativas que ha sufrido en su vida, describiendo quien se las provocó. Todas coincidieron que los hombres (padres, tíos, hermanos, padrastros, profesores, abuelos) han sido responsables de sus más dolorosas experiencias.

En medio de llantos, cada participante contaba que han sufrido por “padres ausentes, abandono, falta de prestación alimentaria, violencia física y psicológica, abuso sexual, discriminación, acosos” y un sinfín de consecuencias sociales en sus vidas.

Algunas de las experiencias son:

Fui madre soltera, el papá de mi hija nunca estuvo conmigo durante todo el embarazo…


Durante toda mi infancia y hasta la última etapa que estuve con mis padres, el maltrato de nuestro padre hacia mi madre…


Acoso sexual, violencia doméstica…


Me tocaron sin mi consentimiento…


Abuso por un amigo de la familia…


Infidelidad en el matrimonio…


Falta de oportunidades de estudiar por ser mujer…


El día de mi matrimonio me enteré que mi novio embarazó a otra…


Discriminación, calumnias…


El abandono del padre de mi hijo…


Falta de comunicación...


Violencia doméstica...




miércoles, 17 de mayo de 2017

Kuñanguéra oñembombarete ha ojehesape`a


Itapúa, Misiones y Ñeembucú son los tres departamentos del sur de Paraguay donde se instaló la Red de Mujeres del Sur desde el 2015, a través de Kuña Róga. Una segunda fase de la Red inició este 2017, cuyo nombre “Fortalecimiento e incidencia de la Red de Mujeres del Sur” hace referencia a los objetivos propuestos a largo plazo por las mujeres del sur.

En este sentido, empezaron los talleres matrices de formación a facilitadoras en temas de DESARROLLO, CIUDADANÍA, DEMOCRACIA Y PARTICIPACIÓN POLÍTICA desde el ENFOQUE DE GÉNERO. El primero se desarrolló en Itapúa, con mujeres de Misiones. Participaron referentes de los distritos de Santa Rosa, San Ignacio, Ayolas, San Juan, Santa María, Encarnación, Carlos Antonio López, Edelira, José Leandro Oviedo, La Paz, Itapúa Poty, Coronel Bogado y Yatytay.

En Ñeembucú el primer taller matriz se realiza los días 18, 19 y 20 de mayo. Estos talleres “madre” son la base de formación para que las líderes se vuelvan formadoras y repliquen lo adquirido en otros espacios de mujeres, para conformar más adelante los “Territorios de Género” que tiene como objetivo este año la Red.

Adela Cubilla López, una líder de la Red de Mujeres de Encarnación opinó sobre el primer taller matriz donde participó, se refirió al patriarcado en la vida de las mujeres como algo arraigado y fuerte que marca a todas las mujeres desde el nacimiento hasta el último suspiro. El análisis de Adela se refiere a una parte de la metodología del taller, un momento donde las mujeres dibujaban una muñeca y explicaban experiencias negativas que hayan marcado sus vidas y quien las provocó. Este momento fue lo más fuerte del taller, porque todas las experiencias negativas de las mujeres fueron provocadas por hombres, pareja, padres, hermanos, tíos, profesores, padrastros.
“El taller estuvo excelente, yo no creía que el patriarcado marcaba tanto nuestra vida porque decimos que es así, que es parte de nuestra cultura, pero está arraigado”, sostuvo Adela.
También expresó que las mujeres participantes eran de diferentes partidos políticos, sin embargo durante el taller ellas no demostraban fanatismo e importaba sólo la parte humana.

El segundo taller matriz se realiza en Encarnación el próximo 25, 26 y 27 de mayo, y a la par también las mujeres se organizan para replicar en otros talleres con otras mujeres los contenidos del primer taller matriz. Así se pretende alcanzar a más de 400 mujeres de los tres departamentos del sur y conformar los territorios de género.


miércoles, 3 de mayo de 2017

Mujeres líderes se fortalecen

El proceso de capacitación a mujeres líderes de la Red de Mujeres del Sur de Itapúa, Misiones y Ñeembucú en temas de desarrollo, ciudadanía, democracia participativa y participación política desde la perspectiva de género, se realizó en Encarnación los días 27, 28 y 29 de abril. En este primer taller participaron mujeres líderes de la Red de Itapúa y Misiones, previamente seleccionadas.
Las participantes después deberán replicar la capacitación en sus territorios, con las mujeres de la Red a nivel local y otras líderes de sus comunidades.

Este proceso de formación forma parte del trabajo que Kuña Roga viene desarrollando por los derechos de las mujeres, la ciudadanía plena y contra la violencia de género, hace más de dos años ha estado impulsando un proceso de organización de las mujeres en tres departamentos, Itapúa, Misiones y Ñeembucú, la Red de Mujeres del Sur.

En esa perspectiva actualmente Kuña Roga cuenta con el proyecto “Fortalecimiento e incidencia de la Red de Mujeres del Sur (2016/PRYC/0264), el cual plantea como objetivo específico “Potenciar la participación, la articulación y la incidencia de las mujeres de los tres departamentos de la región sur de Paraguay para contribuir a una mayor igualdad de género, en el marco del objetivo 5 de  los Objetivos de Desarrollo Sostenible, a través del fortalecimiento de la Red de Mujeres del Sur y la implementación de su Agenda por los derechos de las Mujeres”.

Este proyecto cuenta con el apoyo de la Asociación de Investigación y Especialización sobre Temas Iberoamericanos (AIETI) de España y el financiamiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

“Potenciar la participación, la articulación y la incidencia de las mujeres de los tres departamentos…” requiere a su vez de un proceso de capacitación para aumentar los conocimientos y competencias de las mujeres líderes que integran la Red porque es a través de las personas, de sus ideas, de sus capacidades y de su trabajo que pasa el fortalecimiento de la organización.

En ese sentido, el proyecto se orienta al fortalecimiento organizativo de la Red, con capacitación para potenciar los liderazgos de las mujeres en sus distritos, con la concreción de alianzas de mujeres de diferentes sectores y partidos, que permitan consensuar estrategias para la implementación de la Agenda y consolidar la acción colectiva de un espectro geográfico determinado para la conformación de los territorios de género.

En los dos años de trabajo se ha constatado que existen necesidades de capacitación entre otros en conceptos de desarrollo, ciudadanía, democracia participativa, participación política. Por esto la actividad propuesta apunta al desarrollo de un proceso de capacitación a mujeres líderes en esos temas en la perspectiva de género para 120 mujeres en cada departamento en 16 territorios de los tres departamentos.


viernes, 10 de marzo de 2017

El #8M y la Red de Mujeres del Sur

El 8 de marzo de 2016 unas 300 mujeres coloridas coparon las calles céntricas de Asunción, marcharon desde la Plaza Uruguaya hasta el Congreso Nacional exigiendo la aprobación del proyecto de Ley de Paridad Democrática, Ley de Protección Integral contra todo tipo de violencia a la mujer, también denunciaron el alto índice de feminicidios, discriminación; entre otras reivindicaciones. Esas mujeres con sombreros de colores, cintas, banderas, carteles y pancartas integran la Red de Mujeres del Sur, ese día junto a otros movimientos de mujeres de la capital se plantaron en un acto frente al Congreso Nacional.
Foto: Bago Apasionado

A un año de esa marcha que salía en tapas de los principales periódicos del país, las mujeres de la red volvieron a ser protagonistas sumándose al #ParoInternacionalDeMujeres #8M.

Cada red distrital del sur del país, Itapúa, Misiones y Ñeembucú incidió para que sus municipios por resolución declaren y se sumen al #Paro, tal fue el caso de la Municipalidad de Pilar, Gobernación de Ñeembucú, Coronel Bogado, Encarnación, General Artigas, Carlos Antonio López y Leandro Oviedo.

Las demás redes distritales de Misiones; como Ayolas, Santa Rosa, Santa María, San Juan Bautista, San Ignacio realizaron diversas acciones como marchas, charlas, talleres, actos públicos, visita a medios de comunicación instalando las reivindicaciones de las mujeres en el día internacional.

A continuación, la lista general de las redes que pararon:
Misiones
- Red de Mujeres de Ayolas
- Red de Mujeres de Santa Rosa
- Red de Mujeres de Santa María
- Red de Mujeres de San Juan
- Red de Mujeres de San Ignacio
En Itapúa
- Red de Mujeres de Coronel Bogado
- Red de Mujeres de Encarnación
- Red de Mujeres de General Artigas
- Red de Mujeres de Nueva Alborada
- Red de Mujeres de Carlos Antonio López
- Red de Mujeres de Leandro Oviedo
Ñeembucú
- Red de Mujeres de Pilar
La Red de Mujeres exigió en el #8M Paridad Democrática, paro a los feminicidios y violencia de género, salario digno, contra la explotación laboral, por la salud de calidad y calidez con enfoque de derechos, ocupar espacios de poder, por el cumplimiento de funciones de las instituciones, contra el abuso y el trabajo doméstico infantil “criadazgo”, por mayor inversión en educación, escuelas y docentes motivados con salario digno, por los derechos de las mujeres campesinas e indígenas, contra la mercantilización del cuerpo de la mujer y reivindicación de un feminismo que esté conectado con la naturaleza y el uso sostenible de los recursos de la pachamama.
Esta travesía de mujeres que exigen y luchan por un país mejor para las mujeres y sus derechos, inició su primera etapa el 2015. Este año, inicia la segunda etapa, donde se busca el fortalecimiento e incidencia de la Red de Mujeres del Sur. La iniciativa es ejecutada por Kuña Róga y cuenta con el apoyo de AECID y AIETI con el acompañamiento constante de las Secretarías de Mujer de las gobernaciones de Itapúa, Misiones y Ñeembucú, intendentas/es, concejalas, secretarías de mujer municipales, Universidad Nacional de Pilar y Universidad Nacional de Itapúa.



martes, 7 de marzo de 2017

8M: En el sur Paramos

¿Por qué el 8 de marzo?  
El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, una fecha en la que se celebran los logros alcanzados en la lucha por la igualdad de la mujer, tanto a nivel político, como económico y social.
Feminismo en español nos cuenta que el 8 de marzo es festivo nacional en algunos países como China, Rusia, Vietnam o Bulgaria y tiene su origen institucional en agosto de 1910, en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, que tuvo lugar en Copenhague, Dinamarca.

En este encuentro "se adoptó una resolución por la cual se señalaba un día al año como Día Internacional de la Mujer, y este sería un día para hacer campaña por el derecho de la mujer al voto y por la emancipación política de la mujer", tal y como se recoge en la historia de la Internacional Socialista de Mujeres.

La impulsora fue la comunista alemana Clara Zetkin, y, tras ser aprobada por más de 100 mujeres de 17 países, el primer 8 de marzo (un 11 de marzo, en realidad) tuvo lugar en 1911 con más de un millón de personas manifestándose por la calles de Alemania, Suiza, Austria y Dinamarca.
Incendio en la fábrica Triangle Shirtwais de Nueva York
Escoger el mes de marzo no fue una decisión al azar. Se trataba de una fecha emblemática en la lucha por los derechos de la mujer en EE.UU, en concreto en Nueva York. En marzo de 1908, más de 15.000 personas exigieron en las calles de la Gran Manzana mejoras salariales, derecho al voto, reducción de jornada y condiciones laborales dignas. Eran las herederas de las obreras del textil neoyorquino que ya en 1857, también en marzo, comenzaron a movilizarse por sus derechos laborales hasta crear sus propios sindicatos dos años más tarde.
Las protestas de marzo de 1911 se vieron respaldadas por el trágico incendio de la fábrica Triangle Shirtwais de Nueva York, en el que el 25 de ese mes murieron 146 trabajadores, la mayoría mujeres, debido a la falta de medidas de seguridad.

Este suceso fue el germen del Sindicato de Trabajadoras de la Confección, uno de los más influyentes en EE.UU.

Durante la Primera Guerra Mundial y la Revolución Soviética, se escogió esta fecha para que las mujeres se posicionaran unidas en contra de las tiranías y a favor de la paz y la igualdad.

En 1977, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.
En Paraguay, son diversas las reivindicaciones de las mujeres. Una gran movida organizativa se genera en torno al #8M. La Red de Mujeres del Sur no está exenta de esta realidad y los tres departamentos Itapúa, Misiones y Ñeembucú a través de las redes distritales se suman al paro.

🚫Paramos porque queremos la Paridad Democrática en Paraguay
🚫Paramos porque ya no queremos que existan feminicidios ni violencia de género
🚫Paramos porque queremos salario digno y contra la explotación laboral
🚫Paramos porque queremos salud de calidad y calidez con enfoque de derechos
🚫Paramos porque queremos ocupar espacios de poder
🚫Paramos porque queremos que las instituciones cumplan con sus funciones
🚫Paramos contra el abuso y el trabajo doméstico infantil “criadazgo”
🚫Paramos porque queremos mayor inversión en educación, escuelas y docentes motivados con salario digno
🚫Paramos para que los derechos de las mujeres campesinas e indígenas sean respetados
🚫Paramos contra la mercantilización del cuerpo de la mujer y reivindicamos un feminismo que esté conectado con la naturaleza y el uso sostenible de los recursos de la pachamama.
         
“Las mujeres de la Red de Mujeres del Sur paramos por esto, porque consideramos son válidas y merecidas razones para parar. No hay otras intenciones detrás solo marcar en la agenda pública y política que las mujeres hoy en Paraguay y el mundo estamos en desventaja aún en materia de salud, educación, participación política, igualdad salarial y por si fuera poco muchas mujeres mueren en manos de sus parejas o ex parejas” indica una de las integrantes.
Un artículo publicado por Gustavo Torres Grossling, recoge datos escalofriantes de feminicidios y violencia basada en género, que se suma a todas las reivindicaciones del #8M. En enero del 2017, sumaban seis los casos de feminicidios, mientras que durante el año 2016 fueron publicados 43 casos ocurridos en el territorio nacional y 3 casos de mujeres paraguayas en situación de migración asesinadas por sus ex parejas.
Además, entre 2010 y mediados de 2015, un total de 359 mujeres fueron asesinadas en diferentes circunstancias y, sólo el año pasado, el Ministerio de la Mujer atendió 1.877 casos de violencia

“Según el Observatorio Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana , entre los años 2011 y 2015 se produjeron 7866 casos a los que erróneamente se consideran como “violencia doméstica”, siendo esta tipificación absurda una de las formas de invisibilizar la violencia basada en género y una camisa de fuerza que impide evaluar en su justa medida el impacto real de dicho tipo de violencia, ya que al remitir al plano “doméstico” (concepto reducido exclusivamente a los efectos jurídicos/fiscales/policiales), la violencia basada en género queda rezagada al ámbito meramente policial-judicial, lo cual ya es un intento premeditado de limitar el estudio a profundidad y de mostrar a la sociedad de qué se está hablando cuando se habla de la violencia basada en género.
De igual modo, si bien estos datos no reflejan a cabalidad el impacto de la violencia basada en género, al menos nos aproximan a una triste realidad con la cual debemos lidiar como sociedad, dado que pese a sus limitaciones, estos números hablan por sí solos. Así, de los 7866 casos de “violencia doméstica” 6697 tuvieron como víctimas a mujeres, es decir el 85 %. Pero los datos son más absurdos aún, pues de los 7866 casos de “violencia doméstica”, 6377 corresponden a casos denominados en los reportes policiales como “violencia familiar”, en los cuales 5707 fueron víctimas mujeres, es decir, el 89 %. Pero hagamos un ejercicio más. Si del total de 7866 casos denominados como “violencia doméstica” 5707 corresponden a casos de “violencia familiar” en los que fueron víctimas las mujeres, es decir el 73 %, es más que obvio que las instituciones garantes de derechos están errando el camino para encontrar las estrategias más adecuadas para combatir la violencia basada en género, y uno de los síntomas es justamente la absurda y obsoleta tipificación de “violencia doméstica” y “violencia familiar”.
La radiografía de la violencia basada en género nos remite a datos aún más aterradores cuando hablamos de la niñez y la adolescencia de nuestro país, dado que, por ejemplo, de un total de 1183 casos de “violencia doméstica” en la que fueron víctimas niños y niñas menores de entre 0 a 17 años, 856 casos (72 %) tuvieron como víctimas a las niñas. Pero esta penosa realidad por la que atraviesan nuestras niñas lastimosamente no termina ahí. Del total de 1183 casos de “violencia doméstica” en los que fueron víctimas niños y niñas menores de entre 0 a 17 años, 20 casos (de un total de 30 casos, es decir, el 67 %) tuvieron como víctimas de homicidio a las niñas, 314 casos (de un total de 354 casos, es decir, el 89 %) tuvieron como víctimas de coacción sexual a las niñas; 84 casos (de un total de 87 casos, es decir, el 97 %) tuvieron como víctimas de tentativa de coacción sexual a las niñas, y 385 casos (de un total de 596 casos, es decir, el 65%) de “violencia familiar” en los que las víctimas también fueron niñas. Con ello, tenemos que, entre los delitos de homicidio, coacción sexual, tentativa de coacción y “violencia familiar” que tienen como víctimas a niñas menores de 0 a 17 años suman 803 casos, es decir el 68 % de todos los casos de “violencia doméstica” cuyas víctimas pertenecen a esta franja de edad.
Está claro que la violencia puede ser ejercida por ambos sexos, y aunque también los actos de violencia puedan darse en parejas del mismo sexo, la violencia de la que estamos hablando es soportada en una abrumadora proporción por las mujeres y es, categóricamente, cometida por los hombres. En ese sentido, en el periodo 2011-2015, de un total de 93 víctimas femeninas de homicidio doloso, 72 fueron asesinadas por concubinos, esposos o ex parejas, es decir, un 77,4%, teniendo a la franja etaria de “18 a 29 años” como la más afectada con 25 víctimas.

Por estos números que hablan y gritan, la Red de Mujeres del Sur PARA. Compartimos la serie de actividades organizadas por las redes distritales.